ESQUEMA DE ADORACIÓN
AL SANTÍSIMO

“La oración ante el Santísimo Sacramento expuesto en la Custodia, es un diálogo de amor con Dios y especialmente de silencio para escuchar como Él le habla al alma”. CUSTODIA (ostensorio)

o.c.d.s.

1.      Recogimiento: preparación para la oración y  relajación físico-mental- espiritual.

2.      Lectura: de la Palabra o libro de espiritualidad.

3.      Meditación: Sobre un tema para coloquio con el Señor, en clave de fe, esperanza y amor, que sea breve y dure sólo hasta que produzca en el alma la convicción de que Dios ama e invita a corresponder a su amor.

4.      Contemplación: o coloquio afectivo; es el momento en que el alma      habla con Dios y  se dispone a escucharle. El alma no continúa      razonando como hacía en la meditación sino que se contenta con mirar     sencillamente a Jesús o al Padre celestial con quien habla. En esa sencilla mirada se verifica la noción tradicional de contemplación (mirada que sencillamente penetra la Verdad).

5.      Acción de gracias: ¡tantos motivos nos mueven a expresar al Señor nuestra gratitud!

6.      Ofrecimiento: entrega de sí mismo en total abandono con el propósito de mejorar en alguna virtud, o aceptación de una prueba o sufrimiento.

7.      Petición: se puede orar intercediendo por las necesidades temporales    y espirituales de los hermanos y por toda la Iglesia.

El silencio interior es posible de lograr con la ayuda de la Gracia y una paciente perseverancia.

¡La mejor manera de aprender a orar es orando!

Método carmelita de oración, Fray Juan de Jesús María Aravalles, o.c.d.